Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X

“Se creía que la urgencia por el cambio era mayor”

Entrevista a Jorge Papadópulos

El director del Banco de Previsión Social se mostró satisfecho con los resultados y la forma en la que se concretó la apertura del corralito mutual. Destacó la fidelización de los usuarios y el escaso impacto para las instituciones.

-¿Qué balance se hace de esta etapa de apertura?

-Fue un proceso muy tranquilo, la gente que ha hecho la opción no ha sido la cantidad que uno podía predecir. De acuerdo a la encuesta disponible, un 17% de los habilitados iban a cambiarse de institución, lo que equivale a unas 40.000 personas. Finalmente optaron por cambiarse cerca de 19.000 personas, de las cuales la gran mayoría son activos.

-¿Cómo se interpreta esto?

-Nos habla de que el sistema está bastante estabilizado y que la gente tiene preferencias más o menos estables, lo cual es bueno pues la gente opta en función de sus necesidades y no tanto en función de la propaganda. Hay una fidelización de los usuarios a sus instituciones y hay también un costo asociado a cambiarse de institución bastante alto, en lo que refiere al conocimiento y el manejo de la lógica de funcionamiento de cada una de ellas, lo que significa una barrera al cambio. Si hubiera gran disconformidad con el sistema, los niveles de cambio hubieran sido más altos.

-Tampoco hubo cambios notorios en una institución.

-No, hay algunas que han tenido mayor capacidad de captación que otras, pero las salidas no son demasiado significativas como para afectar la estabilidad de las instituciones. Esto es muy positivo, porque uno podría pensar que en un sistema de competencia regulada el que gana, gana porque pierde otro, y eso lleva a la destrucción. Pero el esfuerzo de la Junasa ha sido tratar de que el juego fuera ordenado y todos ganen en una relativa estabilidad.

-Tras la crisis en el Casmu se temía que la apertura tuviera un impacto fuerte, ¿qué sucedió?

-De una masa social de 240.000 personas perdió menos de un 1%, unos 3 mil afiliados, y ganó unos 700. Es insignificante del punto de vista económico. Si no hubiera tenido una terrible gestión y un discurso que generó alarma no hubiera perdido.

-¿Se mantuvo la cantidad de cambios de afiliados de ASSE?

-Casi el 50% provienen de ASSE y es gente que no realizó la opción por un prestador y quedó afiliada de oficio. Tampoco estos números son dramáticos pues había unas 65.000 personas en ASSE y sólo se cambiaron poco más de 8.000. Había una percepción de que la urgencia por el cambio era mayor que lo que ha sido.

Fuente: Diario El País

Entrevista realizada por la periodista Agustina Navarro

Domingo 1 de marzo de 2009

Compartir